CHANGE LAYOUT
  • leftlayout
  • rightlayout
Panel de control

Innovatuweb

Inicio FAQs General Google duda de que la TDT pueda competir con Internet

Google duda de que la TDT pueda competir con Internet

E-mail Imprimir PDF

Google duda de que la emergente TDT pueda competir tecnológicamente con lo que ofrece Internet. El director general de la compañía del buscador en España, Javier Rodríguez Zapatero aseguró hoy que la decisión del Gobierno de suprimir la publicidad en TVE será un "paliativo" para las televisiones privadas, pero no la solución.
Durante su intervención en el foro 'Sociedad en Red', Rodríguez explicó a los operadores privados de televisión deberán empezar a colaborar con otros canales de distribución para rentabilizar su negocio.

Asimismo, incidió en la llegada de los servicios interactivos a la TDT y apostó por una mayor evolución de la televisión vía Internet. "No sé si la televisión digital estará tecnológicamente preparada para ofrecer el mismo disfrute de Internet", apuntó.

"El papel no morirá"

Por otra parte, Rodríguez entiende que el final de los periódicos no se producirá, aunque sí contempla una reducción del número de diarios en papel. "Dentro de diez años habrá menos periódicos que ahora, destinados a la lectura reflexiva, el 90% del tiempo será para las noticias a través de la Red, pero este formato nunca morirá", destacó.

"Lo que está ocurriendo a día de hoy pasaría con o sin Google: ponemos simplemente al usuario en contacto con el generador de información", señaló. Además, el directivo afirmó que la intención del buscador será la de cooperar en este sector, al tiempo que recordó que "prácticamente" trabaja con todos los medios "de manera más o menos activa".
El negocio audiovisual de la publicidad

El Ejecutivo trasladó ayer a la dirección de RTVE los ejes del nuevo modelo de financiación de la cadena estatal. La supresión de la publicidad -"drástica", según anunció Rodríguez Zapatero en abril- será total a partir de septiembre. Pero esta reforma no sólo alterará sustancialmente el marco de financiación de la televisión pública, sino también sus contenidos, al limitar los más competitivos.